La visita de la rosa roja

445
  0%
  0

Tags

A mi madre, que nunca se ha ido, a su memoria cotidiana

Hoy me ha visitado una rosa, roja carmín, vigorosa

Y he sonreído…

 

Durante el invierno en silencio, sus hojas callaban un encuentro

 

Escondían la pasión indomable de un rojo puro, mágico, aguardando paciente el momento adecuado

 

Y he sonreído…

Y has sonreído…

 

con ese fuego indomable aferrado a la vida, la calidez de una sonrisa pura y resonante.

 

Porque ha sido y será siempre tu color preferido: el rojo pasión que todo lo puede, el rojo símbolo de la energía y el fuego encendido en cada suspiro de vida.

 

Y sonrió, y sonríes…

 

El silencio se quiebra con esa Mirada de color furioso, de dragón invencible, que se posa en la rosa más glamorosa que sostiene el encuentro que detiene en un tiempo sin existencia.

 

Y he notado el eco de tu risa alegre enredándose en mi alma, acariciándola con ese amor tan puro y tan fuerte.

 

Y sonrío, y mis ojos se llenan de cristales de recuerdos que se quiebran y derriten en el fuego de mi rosa favorita.

 

Y me miras y me cuentas una historia de esas que me hacían dormir de pequeña.

Y la tristeza se evapora, con tu color rojo fuego, con tu presencia infinita.

Y me quedo dormida escuchando tus susurros que me llenan de energía positiva

 

Hoy me ha visitado una rosa,

Roja carmín, vigorosa

Y he sonreído.

 


 

                                                                         A mi madre, que nunca se ha ido…

Global Scriggler.DomainModel.Publication.Visibility
There's more where that came from!