EL CORAZÓN DESOLADO

637
  0%
  0

Tags

Las desaventuras de un corazón en búsqueda de su alma gemela. Podría ser a mi mismo, usted, su hermano, cualquier uno de nosotros.

En la Avenida del Dolor esquina con la Decepción vivía un corazoncito tan machucado, maltratado, ahuyentado, sufría tanto el pobrecito, pues pasaba hambre, quedaba al rocío y como si no bastara, era despresado cuando no ignorado.

Al caer la noche, él conseguía un diario viejo para calentarse y conseguía un rincón cualquier en la vieja marquesina que la llamaba de hogar. Miraba al cielo y rezaba, agradecía por el día que terminaba y pedía que el día siguiente fuera al menos igual a lo que pasara, pues por lo menos él había sobrevivido. Pero, al amanecer él observó que todos tenían su compañera. Él habló con su amigo:

- Caramba, tan bonito vosotros.

- Tú también deberías arreglar una compañera.

- ¿Será? Tengo miedo, ya sufrí tanto.

Respondió su amigo:

- ¡Claro que será bueno! Todo el mundo tiene el derecho a la felicidad.

- ¡Ah, quizá! Exclamó el corazoncito.

Cayó la noche debajo de la vieja marquesina y él se preparó para dormir. Miró al cielo y rezó:

- ¡Mi Señor de bondad! Tú que todo escuchas, sabes, si hay merecimiento de mi parte, por caridad Señor, concédeme una compañera, para quién sabe esta vez yo pueda dar cierto y pueda ser feliz. — Con lágrimas en los ojos adormeció el pobre corazón.

Al levantarse por la mañana siguiente, fue busca lo que comer en la Calle de la Ilusión, pues allá había muy movimiento, con coches lujosos, gente bien vestida y la basurera vivía llena. De repente él escucha:

- ¡Agárrala! ¡Agárrala! ¡Ladrona!

Delante de él para una corazoncita que le pide desesperada:

- ¡Ayúdame! ¡Por favor!

Él la esconde. Pasado el susto, van los dos para la vieja marquesina donde ella estaba segura al menos por algún tiempo.

- Bien – a él la pregunta – ¿Que realmente pasó para la policía estar atrás de ti?

- Ah, me acusaron de robar un cliente, como si yo fuera deshonesta. Él me calumnió.

Sin querer saber de más detalles, él le dijo:

- Quedas conmigo que estarás protegida. Intenta no arreglar confusión. ¿Cómo te llamas? – Le preguntó.

- Me llamo Plata. ¿Y tú?

- Cándido.

El tiempo fue pasando y el corazoncito se enamoró como si nunca hubiera sido enamorado.

Todas las noches, antes de dormir, el corazoncito agradecía la felicidad de la gracia atendida, una compañera. Pero cierta mañana se levantó solo. A su lado solo la vieja hoja de diario. Se desesperó el pobre corazón. La buscó por la Calle del Dolor, de los Desesperados, de las Lágrimas, de la Euforia y por último de la Decadencia. Y nada. Allá avistó Sr. Intestino. Con miedo se aproximó, pues él tenía la fama de ser mal-humorado.

- ¡Sr. Intestino, por favor, un minuto de su atención! ¿Usted ha visto mi alma gemela, la Plata?

- No, mi muchacho. Al acaso para tu saber yo seré el último a verla, pues todos así como ella me ignoran, no me dan la debida importancia que tengo y cuando la dan, a veces ya no hay más nada a ser hecho.

- ¿Cómo así? – Le preguntó el corazoncito.

- Simple, contéstame, ¿tú que andas por ahí ya oíste alguien decir que tuvo diarrea por la noche? ¿Que tuvieron seguidillo? ¿Observaste que cuando las personas van al baño ellas van siempre a hacer el número uno? Ellas nunca dicen que van a hacer el número 2 por vergüenza. Cuando miras que alguien está pasando, reclamando de alguna cosa, ellas van a decir que están con dolor de cabeza, que pasaran la noche con cólica renal, etc., pero yo nunca, ¡nunca quité el sueño de nadie! – Sonrió el intestino – Sin embargo, lo sé quién sabe de ella.

- ¿Quién? ¡Por favor! – Suplicó el desesperado corazón.

- El Sr. Cerebro, pues él es el gran comandante, sabe todo!

- ¿Pero dónde lo encuentro?

- Hijo, en la Calle de la Razón, ¿sabes dónde es?

- ¡No lo sé! Pero voy a encontrarla.

- ¡Dudo! Pero él te encontrará.

Desanimado, el corazón se fue. Entonces él escuchó:

- ¡Psiu!

- ¿Quién es usted?

- ¡Soy quién buscas!

- ¿Sr. Cerebro?

- ¡Exactamente!

- ¿Usted vio mi alma gemela, Plata?

- ¿Mi ingenuo corazoncito, cual es la plata que para en las manos de alguien? Ah, la vi. ¿Cuánto tiempo piensas que ella iría soportar tanta miseria? ¿Tanta privación?

- ¡Pero ella me amaba tanto! – Contestó el pobre corazón.

- La lengua habla lo que quiere y no lo que siente – Contestó el cerebro.

- No, ella me amaba.

- Amaba tanto, no es, que pasó en un coche lujoso con el Sr. Estómago, gordo y rico. ¿Cuándo aprenderás la verdad de la vida? Triste yo lo sé que es, por esa razón yo nunca me enamoré y se me molestan les doy un dolor de cabeza repentinamente y así ellos me dejan en paz muy rápido, no necesito ni pensar dos veces. Que eso sirva de lección a ti. Antes que yo le dé un dolor de cabeza, regresa ahorita a su marquesina.

 

Kátia Paes

Global Scriggler.DomainModel.Publication.Visibility
There's more where that came from!